Nissan cerrará planta en Barcelona | economía

Nissan cerrará planta en Barcelona | economía

Nissan cerrará su fábrica en la Zona Franca de Barcelona, ​​según fuentes de la administración y el sindicato. Un portavoz de la compañía evitó confirmar la decisión, señalando que es necesario esperar «para conocer la estrategia de la compañía», que se anunciará este jueves, durante la presentación de su plan estratégico para los próximos tres años, en el que espera asumir un recorte de costos de más de 2 mil millones de euros. La noticia fue comunicada a las administraciones, quienes consideran que aún hay tiempo para tratar de retener la fábrica en España. El cierre de la fábrica significaría el despido de unos 2.800 trabajadores, aunque no se ha confirmado el cierre de otras instalaciones que la multinacional japonesa tiene en Cataluña: Montcada i Reixac, Sant Andreu da Barca, El Prat de Llobregat y el puerto de Barcelona. . Si el cierre fuera total, afectaría a 3,200 empleos directos, además de los más de 1,000 trabajadores subcontratados que trabajan en las instalaciones de Nissan.

Fuentes del Ministerio de Industria aseguraron que no tienen comunicación oficial de la empresa. Está previsto que mañana por la mañana, antes de la conferencia de prensa para explicar el plan estratégico, el presidente de Nissan en Europa, Gianluca de Ficchy, celebre reuniones telemáticas sucesivas con el gobierno español, la Generalitat y los sindicatos.

El cierre de la planta de Nissan es parte de la nueva estrategia acordada por la multinacional japonesa con sus socios de la alianza, Renault y Mitsubishi. Según esto, la compañía japonesa se centrará en los mercados donde es más fuerte (Japón, China y Estados Unidos) y se retirará de Europa para darle a Renault el papel principal. Y, en esta situación, la planta de Barcelona se encontraba en una situación débil, después de dos años de cruzar un cruce del desierto en términos de producción e inversiones. La fábrica, que el año pasado sufrió un corte en su fuerza laboral que afectó a 600 personas, operaba con una capacidad inferior al 30% de su máximo y no había recibido ninguna inversión que nos permitiera pensar en un cambio en la situación.

Esta situación postró a sus trabajadores, quienes denuncian la posibilidad de cerrar por meses. Las últimas malas noticias llegaron a principios de mayo, cuando Nissan anunció que reanudaría la actividad de la planta el 4, pero solo para fabricar camionetas que Mercedes tenía que usar antes de la fecha límite. No se fabricarían modelos similares de Nissan y Renault, ni se recuperaría la fabricación de la furgoneta eléctrica eNV-200.

Ante esta noticia, y prediciendo lo peor, el equipo decidió convocar una huelga indefinida en el centro de Montcada, donde trabajan 100 personas, y ahogó la producción en la Zona Libre, sin permitir la llegada de suministros básicos. Dos días después, se cerraron las principales instalaciones de Nissan en España. Desde entonces, estos trabajadores han permanecido en huelga mientras que el resto se ha adherido a la regulación laboral temporal activada para superar el cierre forzado debido a la crisis del coronavirus.

A pesar del anuncio de cierre que tendrá lugar mañana, tanto las administraciones como los sindicatos consideran que el juego está abierto y creen que es posible presionar a la sede de Yokohama para mantener la actividad manufacturera en España. El argumento que el gobierno utilizó esta semana fue el costoso cierre de la fábrica de la Zona Franca, que se estima supera los 1.000 millones de euros debido a las cargas de trabajo y se está cargando en la fábrica de Barcelona.

El secretario de Industria, Raül Blanco, dijo el lunes que el gobierno no ofrecería a Nissan una salida «pacífica» si decidiera cerrar. Y puso como alternativa una inversión de 300 millones de euros para crear una nueva línea de vehículos y salir con vida de la fábrica. Hace unos meses, el Ministerio de Industria, junto con la Generalitat, presentó un plan de factibilidad que consiste en asignar un pequeño modelo eléctrico a la fábrica, una propuesta que finalmente se descartó.

Se adapta a Alcoa

Por otro lado, según fuentes sindicales, este jueves, Alcoa también debería anunciar un reajuste de 600 trabajadores, aproximadamente la mitad de la fuerza laboral, en la fábrica que tiene en San Ciprián, Lugo. Esta es la única planta que mantiene la producción de aluminio primario en España. Los otros dos, en Avilés y La Coruña, fueron vendidos el año pasado al fondo suizo Parter Capital después de nueve meses de negociaciones y con la garantía de mantener el trabajo durante al menos dos años. Alcoa pagó unos 100 millones de euros por esta operación. La compañía ha afirmado durante mucho tiempo que los costos de energía eran demasiado altos, especialmente después de una caída del 90% en los ingresos por cortes de energía. El exceso de capacidad en la producción mundial también es un problema general en el sector. El jueves, al mediodía, los líderes de la compañía se reunirán con representantes de los trabajadores para discutir la situación de la fábrica.

En EL PAÍS, docenas de periodistas trabajan para proporcionar la información más precisa y cumplir con su misión de servicio público. Si desea apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puede hacerlo aquí por 1 euro en el primer mes y 10 euros en el mes siguiente, sin compromiso de quedarse.

Inscribirse

Valentino

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Read also x