Todo lo que necesitas saber sobre la Conjuntivitis


En las últimas semanas la conjuntivitis ha azotado a la Península de Yucatán sin piedad. Los casos se cuentan en decenas de miles y las autoridades siguen negando la existencia de una epidemia. Es entonces que es mandatorio para nosotros como medio, informar a la población sobre qué es, cómo se propagó y cómo prevenir la Conjuntivitis. Lo que podrán leer a continuación es una extensa investigación respecto a la condición epidemológica de la Conjuntivitis, su propagación y su historia. Es pues, un compilado de lo más importante respecto a este tema de interés público que tanto afecta a la población del Estado.

¿Cómo llegó y de dónde proviene la Conjuntivitis?

En 1981, la Dirección General de Epidemiología registró que la epidemia de conjuntivitis hemorrágica que afectaba en varios países del Caribe había llegado a México con el aumento de casos en Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Tabasco y Veracruz.

Este año, el Caribe atravesó otra serie de epidemias de conjuntivitis. Los primeros reportes provinieron de República Dominicana, Bahamas y Suriname, entre el 20 de abril y el 6 de mayo, la semana epidemiológica 18.

república dominicana, conjuntivitis

La epidemia de Conjuntivits azota al Caribe desde hace ya varios meses. (El Día)

Ocho semanas después, en México, el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave) dio a conocer que, en lo que iba del año, se habían registrado alrededor de 100 mil casos más que en 2016.

No es la primera vez desde 1981 que la conjuntivitis cobra fuerza en el sureste del país, ni en las islas del Caribe. Puerto Rico pasó por epidemias en 1987 y 1993. En 2001, hubo aumento de casos en la Península de Yucatán. Lo mismo sucedió en Brasil, Nicaragua, Venezuela y Cuba en 2004. En marzo de 2015, Quintana Roo tuvo 113 por ciento más casos que el año anterior.

A pesar de que en Quintana Roo se ha declarado la existencia de epidemias de conjuntivitis en el pasado, que este año varios países del Caribe han alertado a sus poblaciones usando ese término, y que esta enfermedad puede verse favorecida por el clima tropical, las autoridades responsables de la salud en el estado se han negado a catalogar como epidemia la situación actual.

¿Qué es una epidemia?

La palabra epidemia genera miedo, por lo que muchas veces los organismos o autoridades de salud prefieren utilizar la palabra brote para evitar pánico en las poblaciones.

En realidad, epidemia simplemente se refiere al aumento de casos de una enfermedad en una región y periodo de tiempo determinados, mayor al que usualmente habría en ese tiempo y lugar.

La obesidad es considerada una epidemia: las últimas décadas ha aumentado considerablemente en comparación con siglos anteriores. El virus del ébola, por su parte, es conocido desde 1976, pero no fue sino hasta el aumento repentino de casos en 2014 y 2015 que se habló de una epidemia (y también de una pandemia, dado que su alcance fue global).

ébola, epidemia

(El Universo) La epidemia de Ébola ha sido una de las más devastadoras de los últimos tiempos.

Qué tan contagiosa o letal cada epidemia depende, entre otros factores, de la enfermedad en cuestión. Por ejemplo, se sabe que la obesidad no es contagiosa, por lo que lavarse las manos no es una medida para combatir la enfermedad, y se sabe que el paciente con ébola debe ser atendido de forma mucho más urgente que el que sufre obesidad (enfermedad que, aunque letal a largo plazo, no causa la muerte en unos cuantos días).

Es necesario, entonces, tanto para la implementación de estrategias de prevención tanto públicas como personales, conocer la enfermedad en cuestión: sus características, síntomas, causas y “comportamiento”, es decir, saber cómo evitarla, y en caso de adquirir la enfermedad, saber qué está dentro de lo normal.

¿Qué es la conjuntivitis?

La conjuntivitis es la inflamación de la capa conjuntiva, una membrana que recubre el interior de los párpados. Cuando se irrita esta membrana, los vasos sanguíneos son más notabes y dan una tonalidad roja o rosácea al ojo.

Los síntomas clásicos de la conjuntivitis son, además del enrojecimiento del ojo,  el aumento en la cantidad de lágrimas, sensibilidad a la luz, secreciones (amarillas, blancas o verdes), lagañas y picazón, irritación o ardor.

La conjuntivitis es la enfermedad ocular más común. Suele ser causada por bacterias o virus y, en ocasiones, por alergias. El tratamiento varía según la causa. La conjuntivitis viral comienza a mostrar síntomas entre 12 horas y tres días después del contagio, y suele desaparecer por sí sola en dos o tres semanas.

conjuntivitis

(Desconocido)

Con la conjuntivitis bacteriana, los síntomas comienzan a aparecer entre uno y tres días después del contagio, y debe ser tratada por un médico con el uso de antibióticos.

La conjuntivitis viral, sin embargo, es muy contagiosa, de forma parecida al resfriado común. Es fácil contraer la enfermedad a partir del contacto con personas infectadas u objetos contaminados. La mayoría de los virus “sobreviven” entre 24 y 48 horas sobre superficies contaminadas.

La conjuntivitis puede ser “reconocida” en ocasiones a simple vista, pero para ser diagnosticada y tratada correctamente, es necesaria la evaluación de un médico. Aunque no es una enfermedad tan grave, siempre puede haber casos excepcionales que necesiten de un cuidado especial, pero esto, de nuevo, sólo puede identificarlo un médico.

¿Es contagiosa? ¿Se puede prevenir?

A pesar de que no hay manera de “curar” la conjuntivitis viral – puesto que desaparece por sí sola – es muy fácil prevenirla con simples prácticas de higiene.

La primera recomendación es lavarse las manos con agua y jabón: en cualquier momento del día uno puede tener contacto con objetos contaminados, y lavarse las manos ayuda a deshacerse de los contaminantes.

Aunque parece un proceso simple, muchas personas no se lavan las manos de manera adecuada. Es necesario que el jabón cubra por delante y detrás de las manos, entre los dedos y bajo las uñas. Hay que tallar durante al menos 20 segundos, y secarse con una toalla limpia o secador.

En baños públicos, es importante no tocar ningún objeto después de lavarse las manos, pues todo el proceso realizado acabaría siendo inútil.

lavado de manos conjuntivitis

El lavado de manos es indispensable para evitar el contagio de la infección .(Era)

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades​ de Estados Unidos (CCPEEU) considera el correcto lavado de manos como una “vacuna” que uno mismo puede realizar.

Otra manera de prevenir la conjuntivitis, que debe seguirse junto con la anterior, es evitar llevarse las manos a los ojos. Esto evita que, entre lavado y lavado de manos, los virus con los que uno entra en contacto no lleguen al área que les “interesa”.

También hay que evitar el contacto con personas infectadas. Para poder lograr esto, es indispensable que la sociedad priorize la salud sobre actividades como la asistencia escolar, ir al trabajo, etcétera. Es un esfuerzo conjunto que requiere de la disposición del enfermo de acceder al reposo, pero también de maestros o jefes en los lugares de trabajo, quienes deben entender que la salud es más importante que la productividad, e incluso (si es que la salud de sus empleados les es indiferente) que sin salud no es posible realizar un buen trabajo.

Finalmente, dado que el virus de la conjuntivitis tarda en mostrar los síntomas de que “está ahí”, durante una epidemia se recomienda evitar el contacto interpersonal (apretones de manos, saludar de beso, entre otros) en la medida de lo posible.

El caso Quintana Roo: entre carencias y desinterés.

Aquí intenté darle un giro “humano”, que probablemente esté muy mal hecho porque no sé hacer cosas humanas. Probablemente tú puedas mejorar la idea.

En su más reciente boletín epidemiológico, el Sinave dio a conocer que este octubre, en Quintana Roo sigue dándose un aumento considerable en casos de conjuntivitis, tal y como ha sido la tendencia desde junio, hace varios meses.

La enfermedad, una vez que aqueja a una persona, sigue su curso y después de un tiempo desaparece, pero el hecho de que el contagio continúe, dado que el contagio es resultado de la falta de higiene, habla de que la población debe ver por su bien y actuar de manera responsable frente a la epidemia. No hay otra alternativa.

conjuntivitis

Los servicios de salud de Quintana Roo no han logrado controlar la epidemia de Conjuntivitis en el Estado. (Noticaribe)

Claramente es frustrante para quien la padece el tener que suspender su rutina diaria durante semanas, “aguantarse” la enfermedad y encima de todo, escuchar que no se le van a dar medicinas y que, a pesar de la notoria cantidad de enfermos, las autoridades de salud no parezcan en contacto con la realidad.

Lo cierto es que las medicinas son inútiles en la mayoría de estos casos, que tristemente aquellos en altos cargos no suelen “conectar” con las preocupaciones de la gente. Pero también es cierto que, eventualmente, la enfermedad termina, y también es cierto que si se adoptan medidas preventivas, cada vez aparece menos. Es cierto que otras veces ha sucedido, y que en esas ocasiones también se ha podido regresar a la normalidad.

La higiene es básica. El cuidado médico es indispensable. La paciencia es necesaria, y la información, valiosa.

H.R.

Dejar comentario


Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: