La E3 terminó y muchos se lo siguen tomando como si fuera un debate político cuando siendo una conferencia ninguno de los desarrolladores ganó. Ubisoft es un caso muy especial, generaron hype y del bueno, mostrando un lavado de cara a Assasin’s Creed, un Far Cry 5 que pinta para dejar de ser la sombra del 3 y una nueva IP exclusiva para Switch en donde Mario se une a unos conejos muy queridos para los fans de la desarrolladora francesa junto a la cereza del pastel, una segunda parte para Beyond Good & Evil que al parecer es una precuela.

Hace un par de días volvieron a ser noticia y parece que serán la nueva adquisición de la empresa francesa de telecomunicaciones Vivendi, que para finales del año pasado ya contaba con un 25% de las acciones de la compañía y para este año pretenden hacer uso de la oferta pública de adquisición, para así contar con la mayoría de acciones sobre Ubisoft aunque estos últimos luchan por subir sus acciones para contrarrestar esto, a la siguiente lucha financiera la veremos durante lo que resta del año, de pasar esto se perdería el control creativo dentro de la compañía y esto del E3 les ayudó mucho, no sólo para subir su rating.

Mientras unos apostaban por los graficos y otros por el VR los franceses si bien mostraron su tráiler de Assasins Creed durante la conferencia de Microsoft parecía que su colaboración con Nintendo fue mucho más fuerte y aunque generaron expectativa ellos arrastran a tres de sus franquicias más fuertes, Assasins Creed quizá aprendió algo de WatchDogs y Far Cry 5 parece que le hará sombra por fin a los juegos anteriores, pero estos tres han sido los pecados más caros y grandes que ha tenido Ubisoft.

Assassins Creed, lo que se vendía como pan caliente

Cuando creas fidelidad a la marca ya compras lo que sea, aunque sea una porquería o te dañe, esto pasa con muchas compañías y esto pasó con Assasins Creed que se convirtió en el sucesor espiritual de Prince Of Persia y durante sus primeros años no cesaron las comparativas, finalmente este juego pudo tener su propia identidad mostrando un guion muy interesante sobre una sociedad secreta a la que pertenecían personajes históricos o tenían interacción con esta.

Poniéndonos en los zapatos de Desmond Miles en el año 2012 transcurre la primera entrega del juego, nuestro protagonista es el último descendiente de un gran linaje de miembros de la Hermandad de Asesinos, este escapando de su linaje decide dedicarse a vivir una vida tranquila pero termina siendo secuestrado por la corporación Abstergo los cuales están interesados en su código genético para poder llegar al fruto del Edén.

La historia siguió hasta que mataron a Desmond y nos pusieron en los pies de “el protagonista” que entraba a las memorias de una serie de Asesinos los cuales jugaron una parte importante en la historia, todo iba muy bien, la primera parte funcionó a la perfección y decidieron que sería buena idea dar un juego anual, las historias también seguían siendo muy buenas ya que veíamos la historia del hombre a través del tiempo, entre guerras y revoluciones en la piel de distintos protagonistas, cuando Desmond dejó de funcionar sólo estábamos usando a alguien que revivía las memorias de algún hermano pasado.

Para 2013 sacaron Black Flag, el último juego que se puede considerar decente ya que llegó a ofrecer algo que los otros no pudieron, el basto mar, ahora como un pirata que no era un miembro de la Hermandad nos lanzábamos a la aventura como uno de los últimos deseos de un asesino, la banda sonora de este juego también era buenísima hasta que llegó la hora de la revolución francesa con Unity, la premisa era buena, el final una exageración y los bugs no tardaron en llegar, causando polémica con personajes sin rostro, NPC’s que tenían ataques epilépticos y llegamos a la gota que derramó el vaso, Syndicate, que es lo mismo a Unity pero peor.

Tras Syndicate ya veíamos venir en declive a la franquicia más “importante de Ubisoft”, además de ser la que más seguidores tiene y la que más dinero le da a la compañía porque los juegos de Assassin’s Creed se vendían como pan caliente, para el 2016 se tomaron un “descanso” sacando solamente unas expansiones para Chronicles y una película que si le quitas “Assasin’s Creed” del título pudo haber sido una buena película de acción, esta también parecía que fue hecha para el público externo a la saga que esperaba ver a Altair o Ezio.

Entre caídas al vacío, personajes sin rostro, paredes invisibles y demás chuladas la única justificación de Ubisoft fue que se trataba de una simulación y estas no eran perfectas, claro, más de un seguidor de la franquicia expresó su descontento, quizá ese año de “descanso” les sentó bien, porque hasta ahora Origins pinta a ser un juego interesante, claro, cuentan con la desconfianza de muchos.

WatchDogs, como traicionar a los jugadores con el hype

 

Las compañías saben que generar expectativa es bueno para las ventas y sus acciones, WatchDogs cuando apareció nos sorprendió a todos, más porque estábamos en tiempos donde los grupos hackers y la tecnología eran noticia todas las semanas, además de los gráficos presentados, eran increíbles y este juego se trataría de un sandbox que sería por fin quien le daría la cara a Grand Theft Auto, pero no, nos dieron otra cosa.

Empezamos el juego con un sociópata que quiere vengar la muerte de su sobrina, se hace llamar “el justiciero” pero también es amigo de un montón de criminales y con una trama muy barata de película de acción nos metemos en la “aventura” que termina teniendo el sello Ubisoft por una razón muy grande, el árbol de habilidades, mientras en GTA las mejoras se ganan con el uso de armas, conducción y otras formas de explotar al personaje aquí todo está en un árbol de habilidades del cual generamos experiencia, del modo online ni se diga.

watchdogs 2 personajes

El primer juego se sintió como una pequeña traición, quiso ser quien destronara a GTA V e incluso nos dieron un Trevor Phillips que cambia casi toda su personalidad en la segunda entrega de WatchDogs, la jugabilidad es una pesadilla, sobre todo cuando pasamos a la conducción, nos da un GPS preciso pero nos entrega una conducción de GTA Vice City cuando para la época esto debía sentirse bastante cómodo, pero no.

Para la segunda entrega nos dieron algo mucho mejor, pero el daño estaba hecho, el primer juego era una porquería y generó desconfianza, el segundo repara muchos errores, nos ofrece cosas nuevas y es mucho más divertido, siendo prácticamente un “ensayo y error”, parece que ese descanso que se tomaron de un juego a otro fue para trabajar en algo con mucho más potencial porque la fórmula de vender pan caliente que tenía Assassins Creed no les funcionó con su nueva IP

Far Cry, de la herencia al estancamiento

Far Cry prácticamente nació como una propiedad distribuida por Ubisoft, desarrollada por Crytek, naciendo como una demo técnica dieron un juego que resultó ser impresionante para su época, siendo un FPS de exploración y tomando su propia identidad, Far Cry 2 se sentía como algo similar pero evolucionado pero con Far Cry 3 se reinventaron volviendo a sus origines pero entregando una historia increíble, después de eso sacaron un DLC memorable que resultó ser muy entretenido y de ahí cayeron en el estancamiento.

Far Cry en las manos de Ubisoft desde su segundo título pasaron de algo regular a algo bastante bueno, pero nos entregaron dos juegos tras el 3, 4 y Primal, de estos hablé hace algunas semanas y con el 5 en camino con mucho de lo que ya sabíamos y aquel tráiler del E3 parece que tienen una bomba en sus manos.

Cuando vimos por primera vez el viaje astral que representaría Far Cry 4 nos emocionamos hasta que le pusimos las manos encima y vimos que nuestras acciones dentro del juego desencadenarían dos finales donde al concluir la historia el malo éramos nosotros, que habíamos ayudado a una organización cuyas intenciones parecían ser buenas a quitarse de encima a quien les estorbaba, mientras en el 3 podíamos huir de la isla o quedarnos y matar a nuestros amigos en el 4 se lucha por conservar las tradiciones y ser un país pobre o adaptarnos a los nuevos tiempos y generar ingresos, pasara lo que pasara el pueblo terminaría sufriendo y espero que Far Cry 5 no tome la misma fórmula porque eso de tener una secta con un sociópata supremacista blanco.

Far Cry Primal pasó sin tanta gloria, parecía cool eso de ir a la edad de piedra pero sólo se quedó en eso, en un “parecía cool”, al final fue un juego que no tuvo una gran aceptación y tampoco en ventas brilló tanto, el 5 no deja de generar hype entre la comunidad sólo queda ver qué tal le va. Ubisoft tiene más de un error como compañía, quise destacar estos tres porque son sus franquicias principales y tras la E3 veremos cómo concluyen este año e inician el otro, no sabemos de un nuevo WD que venga en camino pero el 2 nos dejó campo abierto a ver que se avecina.

 

Frank Lara. 

Dejar comentario


Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: