Bacalar, Pueblo Mágico e Historias de Piratas en Quintana Roo.


Todos hemos oído hablar del mágico pueblo de Bacalar, y digo mágico no sólo como una característica sino porque ha sido clasificado como uno de los Pueblos Mágicos de México. La verdad esto no es para menos sí tenemos en cuenta la belleza de su laguna, lo interesante de su historia y la hospitalidad que su gente otorga al momento de llegar de visita.

Rodeado de belleza e historia Bacalar es el Pueblo Mágico de Quintana Roo, un centro turístico del que no muchos conocen su historia y es por eso que hoy se las vengo a contar.

Historia de Bacalar.

El origen de Bacalar radica desde la época precolombina, entre los años 415 a 435 d.C. Los primeros pobladores fueron los Itzáes que llegaban desde el sur y fundaron Siyan Ka´an Bakhalal, lugar que hoy es conocido como Bacalar. Sin embargo, los Itzáes no llegaron para quedarse por siempre, ya que después de 60, aproximadamente en el año 495, se fueron.

Tiempo después, este Territorio pasó a estar en manos de los mayas y Bakhalal se convirtió en uno de los puntos más importantes del cacicazgo de Uaymil, misma que era una de las 16 provincias en las que se encontraba dividida la Península de Yucatán antes de la llegada de los españoles. Este cacicazgo era dominado por Chactemal, ya que en este punto se llevaba a cabo el intercambio de mercancías que provenían de Centroamérica, en especial de la región de Ulúa, en Honduras.

Sin embargo, aunque fuera un importante sitio comercial, en el lugar se podía encontrar una inestabilidad política y administrativa de los cacicazgos que hicieron fácil la llegada de los españoles y su conquista. Fue entonces, en el año 1531, cuando Francisco de Montejo (El Adelantado) designó la conquista de la zona a Alonso Dávila, mismo que llegó a Tulum y Bakhalal, fundando así, una población denominada Villa Real. No obstante, los mayas no se quedarían de manos cruzados y Alonso tuvo que abandonar las tierras, con todo y su conquista, por los ataques sorpresivos de los mayas.

El dominio de los españoles.

Después, en el año 1543, Francisco de Montejo y León, “El Mozo”, quien fuera hijo de “El Adelantado”, designó la tarea de someter a la población de la zona en Bacalar a Gaspar Pacheco y a su hijo Melchor. En esta actividad, padre e hijo lograron someter a un gran número de indígenas.

Tan solo un año después, Melchor Pacheco fundó la población sometida, a la cual nombró Salamanca de Bacalar, pero no tuvo en cuenta lo complicado que fue poblar el lugar ya que se encontraba muy alejado y las comunicaciones con Mérida, Yucatán, que para ese entonces era la capital de la provincia, eran deficientes. Sin embargo, con la intervención de los españoles en el siglo XVI, Bacalar logra convertirse en uno de los poblados más importantes de la costa oriental de la Península de Yucatán. De manera sorprendente y con sólo 30 pobladores, Bacalar se había convertido en el punto intermedio en la ruta que conectaban con las lejanas provincias de Guatemala y Honduras.

Una historia de Piratas.

Fue hasta el siglo XVII cuando Bacalar se encontraba nuevamente bajo ataque, pero ahora por piratas. Los piratas llegaban a través de canales para desembarcar a la laguna.

Estos piratas aparecen a razón de los conflictos que surgen entre Inglaterra, Francia y Holanda contra España, mismos que se encontraban peleando por la posesión de las colonias en América. La ambición de las naciones por las colonias marcó la vida de Bacalar, ya que su desarrollo se veía frecuentemente limitado por las visitas desastrosas que afectaban directamente a la vida y economía del pueblo.

Entonces, en el año 1652, un pirata escoces, que llevaba el nombre de Peter Wallace, se estableció al sur de lo que hoy es nuestro estado de Quintana Roo y empezó con la explotación del palo de tinte, motivo que origino la fundación el primer asentamiento inglés al sur del Río Hondo y que precisamente fue el origen del país vecino que hoy es Belice.

Ese mismo año, en 1652, Bacalar fue arrasada por el cubano Diego el Mulato, lo que dejó como consecuencia el abandono casi total de la costa oriental. Los ataques de piratas ingleses, franceses y holandeses siguieron hasta el siglo XVIII, debido a que se quería controlar el tráfico de palo de tinte, además, los mayas que no fueron conquistados y se replegaron a la selva también atacaban.

Fue bajo estas circunstancias que no quedaba otra solución más que la de fortificar el pueblo y, de esa manera, surge el Fuerte de San Felipe de Bacalar que se observa a la orilla de la Laguna, mismo que tuvo su terminación en el año de 1733.

Una vez fortificado, Bacalar logra prosperar nuevamente aprovechando la exportación de caoba, palo de tinte, azúcar, diversas frutas y ganados, caprinos y porcinos.

Guerra de Castas.

Bacalar se encontraba prosperando y creciendo en todos los ámbitos y en el año de 1848 su población era de, por lo menos, cinco mil personas. Pero en ese mismo año explotó una guerra conocida como La Guerra de Castas en la Península de Yucatán. En esta guerra los mayas se habían rebelado contra el gobierno mexicano y uno de los primeros objetivos era Bacalar, lo que orillo a que la población fuera atacada y arrasada y los habitantes que pudieron sobrevivir huyeron a la colonia inglesa de Honduras Británica.

La reconquista de Bacalar, la nueva población.

Una vez finalizada la masacre, Bacalar queda despoblada hasta que fue reconquistada por una columna militar mexicana que se encontraba dirigida por el Contralmirante Ángel Ortiz Monasterio en el año de 1902.

Casi inmediatamente, Othón P. Blanco es comisionado por el Gobierno de México para llegar a asegurar la frontera y de manera pacífica logró acercarse a los mayas para hacerles reconocer el gobierno de la república mexicana.

A partir de la repoblación de Bacalar, la ciudad ha ido en crecimiento, tanto en población como económicamente, convirtiéndose en un centro de desarrollo para muchas otras comunidades que se encuentran alrededor y en sus cercanías.

Bacalar a día de hoy.

El 27 de febrero del año 2007 Bacalar es nombrada como pueblo Mágico, consiguiendo de esta manera el apoyo de la Secretaría de Turismo Federal para la promoción internacional de la ciudad como un enclave centrado en el turismo ecológico y de conservaciones de las tradiciones locales. Meses después, el 26 de junio del año 2007, Bacalar logra ser elevada al rango de ciudad por la población plena del Cabildo de Othón P. Blanco, y desde ese momento se consideró al acto como el preámbulo hacia la autonomía plena como San Felipe de Bacalar.

Conoce Bacalar.

Considerado como un poblado paradisiaco, Bacalar se compone por pequeñas casas de pescadores a la orilla de su hermosa laguna, la cual es conocida como la Laguna de los Siete Colores, todos parcialidades del azul, esto debido a sus siete variantes de colores que pueden observarse desde ciertos puntos y a ciertas horas del día.

Para los turistas y locales es un espectáculo visitar esta laguna ya que en ella se pueden realizar diferentes actividades en las que se destacan el bucear, esnorquelear, nadar y viajar en lancha, además de que se puede llegar al Fuerte de San Felipe en donde se tiene una vista hermosa de la Laguna y se cuentan historias de piratas.

Edgar.

                                                                                                               Con información de Bacalar.gob.mx, menteurbana.mx y mexicodesconocido.com.mx.
Redacción por El Territorio.

 

Dejar comentario


Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: