15 estudiantes por aula, sin suficiente espacio o maestros | Sociedad

15 estudiantes por aula, sin suficiente espacio o maestros | Sociedad
Estudiantes de primaria en una clase de música en una escuela en Valencia el pasado marzo.Monica Torres

El próximo año, el sistema educativo tendrá que enfrentar un salto muy complejo hacia un nuevo modelo mixto cara a cara y conectado si las reglas de distancia física que el gobierno estudia con las comunidades autónomas terminan siendo aplicadas, lo que probablemente planeen limitar a 15 el número de estudiantes que pueden estar en el aula. Y tendrá que hacerlo cuando aún no se haya recuperado, en términos de docentes e instalaciones, de la crisis anterior.

«La pandemia afecta a un sistema educativo debilitado por los recortes, lo que significó la pérdida y el envejecimiento del equipo, e implicó no invertir lo necesario en infraestructura y nuevas tecnologías», dice Francisco García, secretario general de la Federación de Comisiones de Educación de los Trabajadores . La primera unión educativa por número de delegados está finalizando un informe sobre los fondos que el sistema deberá enfrentar en el próximo año académico con garantías. El cálculo, como otros en la pandemia, marea: hay 4 mil millones en personal, infraestructura y equipos informáticos. De estos, más de la mitad deberían usarse, según el sindicato, para contratar maestros, de modo que sea posible combinar clases físicas y conectadoy ayudar a los estudiantes más afectados por no haber asistido a la escuela el semestre pasado.

El director del Centro de Alertas de Salud y Emergencias, Fernando Simón, durante una comparecencia. En video, el epidemiólogo apoya el regreso a la escuela con la mitad de los estudiantes por aula. EFE (VIDEO: EUROPA PRESS)

Hoy, la inversión educativa anual es del 4,1% del PIB, casi un punto menos que hace 10 años (cada punto del PIB representa alrededor de 10 mil millones de euros). Y este otoño, que en los años más difíciles de la crisis pasada se ha agravado, se ha ido acumulando en la última década, dice García.

Inseguridad laboral

El número global de docentes se recuperó (504,569 en escuelas públicas y 207,612 en escuelas generales privadas, según datos del año académico 2018-2019). Pero la tasa de temporalidad en la educación pública se mantiene alrededor del 20%. Y la pandemia ha pospuesto las competencias por un año para cubrir 27,000 lugares, casi todos los maestros de secundaria, inicialmente convocados para este verano, lo que debería servir para aumentar la estabilidad del equipo de la escuela pública. Tampoco está claro cuántos de los poco más de 20,000 lugares, la mayoría de los maestros, programados para el verano de 2021, finalmente serán convocados, ya que muchas de las comunidades quieren posponerlos hasta 2022.

El temor a covid-19 también puede causar un aumento en las casi 12,000 pensiones que se esperaban originalmente este año. Hay muchos maestros en condiciones de postularse: la eliminación de incentivos para la jubilación anticipada durante la crisis anterior ha provocado que el número de maestros entre 60 y 64 aumente en un 93% en ocho años. Si ahora deciden preguntar, en lugar de reducir este año, la inseguridad laboral aumentará nuevamente.

Aumento de estudiantes

El cambio obligatorio en el modelo educativo tomó gran parte del sistema con una infraestructura antigua o insuficiente, donde la población creció. En contraste con la imagen proyectada por Teruel, muchos centros en Aragón tendrían dificultades para obtener aulas que permitan a los grupos duplicarse, subraya su Ministro de Educación, Felipe Facci. Y lo mismo sucede en las Islas Baleares: «El aumento sostenido en el número de estudiantes, junto con el hecho de que apenas han invertido durante años, nos lleva a tener problemas para tener espacios», dice el director general de los Centros de Gobierno de las Islas Baleares, Antonio Morante.

Más de 50,000 estudiantes también han comenzado el curso en barracas. Territorios como la Comunidad Valenciana y Andalucía tenían planes para reducirlos. Y ese proceso ahora tropezará con el trabajo necesario para adaptar los centros a la pandemia. “Los cuarteles en el país valenciano se han reducido a la mitad en los últimos años, pero todavía hay muchos. Y los espacios son lo que son, muchos no están preparados para mantener la distancia social que se está discutiendo ”, dice Marc Candela, portavoz del sindicato STEPV.

Los barracones son más pequeños.

“Prácticamente no hay centros preparados, pero las aulas prefabricadas son más pequeñas. Hasta ahora, 25 estudiantes muy estrictos encajan con ellos, pero para mantenerlos separados, no creo que pueda haber más de 10 o 12 ”, cree José Antonio Abellán, presidente de la confederación de asociaciones de padres y madres, Confapa de Murcia. “La gestión de los comedores también será un problema. Es necesario mantenerlos abiertos y, con la crisis, habrá más académicos, lo que creará más dificultades en el espacio ”.

Enrique Jabares, presidente de la asociación andaluza de directores de guarderías y escuelas primarias, está particularmente preocupado por cómo se organizará la distancia en el patio y en las aulas, «muchos de los cuales tienen proporciones de 25 estudiantes». Y teme, al mismo tiempo, que las medidas de seguridad ralenticen las metodologías activas, como los proyectos y el trabajo en grupo, y que vuelvan a la clase principal.

Disminución de ingresos

La pandemia requiere que el gobierno y las regiones autónomas gasten más en una multitud de frentes y, al mismo tiempo, reduzcan los ingresos públicos. La última vez que sufrieron un golpe comparable, la inversión en instalaciones educativas cayó 7.330 millones de euros (en el período de 2011 a 2016 en comparación con el promedio de la década anterior, según datos de la Asociación de Obras Públicas de Seopan). Una caída que te ayuda a comprender tu situación actual.

Francisco Pérez, director del Instituto Valenciano de Investigación Económica (IVIE), que estudió la evolución de la inversión en infraestructuras educativas, considera difícil que, en el escenario que creará el coronavirus, haya mucho espacio para realizar trabajos en los centros para facilitar las reglas de distanciamiento Sin embargo, considera que las obras públicas pueden servir, como en otras crisis, para reactivar la economía. “El sector público detuvo el golpe y acudió al rescate, pero con los impuestos a corto plazo no podemos esperar nada. Todo depende de qué margen de maniobra ofrezcan los extraordinarios instrumentos financieros europeos de la Unión Europea y la oferta del Banco Central Europeo ”, dice Pérez.

Información sobre el coronavirus

– Aquí puedes seguir la última hora de la evolución de la pandemia

– Así evoluciona la curva de coronavirus en España y en cada autonomía

– Preguntas y respuestas sobre coronavirus

– Guía de acción contra la enfermedad.

– En caso de síntomas, estos son los teléfonos que se han activado en cada comunidad

– Haga clic aquí para suscribirse al boletín diario de pandemia

Valentino

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Read also x