La efímera fama de los Influencers.


Siempre que veo el vídeo de la Mars Aguirre (a ella le gusta que le digan “la Mars”) pienso en qué hará de su vida cuando sus cinco minutos de fama terminen. Incluso, algunos de estos personajes se han quedado entre nosotros con el paso de los años; y no sólo es YouTube una maquiladora de éstos, pues en Instagram ha habido casos de éxito, así como también en Twitter. Aunque los más recordados siempre vienen de la plataforma de vídeo.

Fábrica de influencers.

México produce más “influencers” que artistas (o tiene artistas que son influencers). En Estados Unidos, puedes volverte un gran cantante en YouTube; en México, un gran comediante. Si damos un vistazo al pasado, por ahí del 2010 podemos recordar la época de gloria de Gabriel Montiel (werevertumorro, como se le conoce en los bajos mundos) cuando rompió un récord de seguidores en México y todos hablaban de él. Con una chispa increíble, unos cuantos chistes que no eran graciosos, aun podías pensar: “no me gustan sus vídeos, pero es un tipo agradable”; entre sus logros, tuvo distintas ofertas con marcas del país, un contrato con Televisa donde hizo algunos reportajes para Telehit y algunos rumores de que éste tendría su propio programa con la televisora de los Azcárraga, sin embargo, su luz terminó por atenuarse y volverse poco a poco en un recuerdo.

Del werever se puede decir cuenta con una fama intermitente. La última vez que vi algo de él fue haciendo un comercial para Bon-Ice, aunque siguió dando de qué hablar con el controversial contrato millonario que terminó en un fraude con su agente. Aunque dejara de ser el tema de conversación y sólo se volviera un “¿te acuerdas de ese güey de YouTube?”, parece que sigue trabajando en algo y dando shows, aunque éste ya ronda por los 30 años y quizá su futuro sea como comentarista deportivo en alguna televisora.

JuanPa Zurita.

El nuevo “líder de opinión”

Un influencer se ha considerado el nuevo “líder de opinión” al ser experto en un tema o una persona de confianza. Se supone que éste es el término adecuado de influencer, aunque yo no consideraría a alguien que se mete un condón por la nariz y abandonó la prepa, la mejor persona para llegar a los jóvenes. Recordemos el caso de Mujer Luna Bella que también entra dentro de esta terminología, pero existen otros tantos.

Juanpa Zurita es el ejemplo perfecto del mexicano que logró el éxito con esto. Puede que me crucifiquen por considerar al joven de 21 años una persona nada positiva, pues sólo fue gracias a Vine que saltó a la fama tanto en México como en el extranjero, y eso mismo fue lo que lo llevó a aparecer en una película y ser amigo de otras celebridades de internet. La comunidad youtuber en Estados Unidos es completamente diferente a la de México, pues ahí encontrarte a una personalidad de YouTube en alguna tienda de ropa o cenando hará que cualquier adolescente se emocione.

Mario Bautista.

Los hijos de Vine.

La época de Vine puede considerarse el boom de estos vídeos cortos enfocados a la comedia, gracias a éstos, la carrera de Juanpa despegó y también lo hizo con muchos otros que el día de hoy están en el olvido; ejemplos de ellos son Mike Avila, quien era un personaje completamente molesto pero gracioso y Reno Rojas (el primero ahora es DJ y la segunda hace vídeos para YouTube). No hacen algo en especial, pero siguen ahí. A Reno la buscó Nike México para una campaña, y de Mike ya nadie se acuerda.

De esta plataforma también salió Mario Bautista, quien empezó su carrera musical como un Justin Bieber wanna-be que se asoció mucho a CD9 (que también vienen siendo unos One Direction wanna-be). Se puede decir que, como Justin, Mario se adaptó a las nuevas épocas. Ahora, por ejemplo, se trata de la influencia de Maluma con sus “cuatro babys” en el mundo musical latino.

La época de gloria que tuvo Vine pasó y muchos de los usuarios se mudaron a YouTube; algunos especializados en temas en específico y otros tantos sobrevivieron a los años. Hace algunos años, me encontré con los vídeos de Yayo Gutiérrez; este tipo era una persona que parecía tener la razón, aunque lo dijera de alguna forma que pudiera considerarse “negativa” o “agresiva”. La cosa con Yayo es que era un tipo diferente. Él impulsó a la fama a varios amigos suyos, como Alex Strecci, Pepe Problemas y Luisito Comunica, formando el NoMeRevientesCrew.

Los que se fueron.

Si hacemos un viaje por el globo también nos encontraremos con personajes que un día tomaron sus maletas y se fueron de viaje. Quienes lo hicieron con su pareja, terminaron sumando puntos, ya que lograron tener la atención de las agencias de viaje y hoteles que, por hospedar a la pareja más famosa de Instagram, pagarían hasta los boletos de avión.

Jay Alvarrez y Alexis Ren vivieron el sueño, eran los dueños de Instagram prácticamente, todos hablaban de la belleza que ambos tenían y de sus viajes. Un día estaban en Brasil y al otro se iban a Bali, eran la envidia de cualquier mortal que viera sus fotos en Internet. Incluso terminaron siendo los dos embajadores de Pull & Bear en el 2015. No obstante, el sueño terminó cuando cortaron y cada uno siguió con sus vidas.

Marketing Influencers

(Arabuko)

La publicidad.

Hace unos meses, leí un artículo de GQ en donde Jay era entrevistado y decía que en lo que realmente trabajaba, era una pequeña productora que cobra barato al hacer un comercial. También dijo que trabajaba para Hyundai, Express, Pull & Bear y otras marcas. De igual forma, mencionó que ellos ofrecían la oportunidad a jóvenes influencers para trabajar dentro de sus producciones. Inclusive tiene un vídeo en Ibiza donde hay varios inserts asomándose a lo largo de esta producción.

Lo que dice el chico tiene razón, es más barato pagarle a Gabriel Montiel por salir en un comercial de Doritos que pagar a Eugenio Derbez, el cual tendrá una agenda más ocupada. Así queda demostrado que los influencers son la manera más fácil de llegar al cliente, ya que ellos están en todos lados. Sólo basta con ver alguna red social y terminaremos encontrando alguna de las aventuras de éstos, lo que nadie ha pensado es qué pasará después de la fama.

Gianluca Vacchi podrá subir más de mil vídeos bailando Despacito, pero él es un empresario, sabemos que cuando se acabe la fama seguirá siendo rico porque tiene asegurado un patrimonio. En cambio, otras de estas celebridades de internet no tienen nada asegurado. Por ahí hay un par que no tiene los estudios completos; Alex Strecci y Mars Aguirre podrán hacer chistes sobre la prepa en sus vídeos, pero sabemos que en este país es necesario una licenciatura (como mínimo) para poder aspirar a salir a explorar este mundo.

yayo

Yayo Gutiérrez.

Los multitasking.

Hay casos de personas que trabajan empíricamente, emprendedores que tienen ideas para comerse el mundo. Yayo Gutierrez es ingeniero en audio y hasta donde recuerdo, Pepe Problemas también sabe de producción musical y si no me equivoco, este último trabajaba en una casa productora, pero ¿qué será de Strecci? Tenía una taquería donde la comida se vendía sola, desconozco si ésta sigue existiendo, pero en Facebook parecía un éxito.

Otro puñado de estos personajes ha escrito libros, como el señor Dross que ahora va a firmas de éstos e incluso da una que otra conferencia. A éste parece que nunca se le va a acabar la fama y si pasa eso, terminará en algún programa de televisión mañanero hablando de casos paranormales como Salfate (que su hijo también está dando de qué hablar en las redes al coronarse como el mejor gamer de su país).

Ya vimos lo que pasó con Pewdiepie, que al hablar de más terminó perdiendo muchos de esos contratos que ponían comida en su mesa, y YouTube empezó a pagarle mucho menos por vídeo (creo que menos de la mitad de lo que ganaba). Éste es un caso bastante irónico, pero como él hay muchos otros y los seguirá habiendo. Esta fama es efímera, se vive en una burbuja; hace un par de años, se hablaba mucho de Yuya y hoy sólo sabemos que tiene un libro – incluso fingió una boda para volver a dar de qué hablar.

Una publicación de Frank Lara
para El Territorio. 

Dejar comentario


Your email address will not be published.