Digimon Tamers, aprendiendo a crecer


Hablar de Digimon Tamers en pleno 2017 sabiendo que Digimon Adventure Tri continúa en emisión ya son palabras mayores, la serie que al verla nuevamente y ahora como un joven adulto cambia mucho la perspectiva sobre lo que viste cuando eras niño. Con el anuncio de Tri mucha gente estaba a la expectativa de que Tamers volviera con una continuación, pero no, tuvo el cierre perfecto y Fox Kids-Jetix-Disney XD hicieron la trolleada perfecta al incitar que había algo después de cerrar con Tamers (que sólo era un adelanto a su siguiente temporada).

A mi parecer esta fue la serie definitiva de Digimon y a diferencia de su contraparte Pokemon nos ha mostrado tramas más maduras, a lo largo de la serie nos hemos encontrado con hijos de padres divorciados, huérfanos, familias que han perdido un hijo, familias disfuncionales, padres alcoholicos y demás temas que vemos en la vida cotidiana, haciendo que Digimon no se sienta como una mascota que debe enfrentarse en combate y muchos de estos en realidad no quieren luchar pero saben que tienen que hacerlo.

Cuando Chiaki Konaka abandonó la producción de Adventure 02 se le propuso trabajar en otro proyecto de la franquicia dejando la saga del océano negro inconclusa, con la dirección de Yukio Kaizawa se pusieron manos a la obra a trabajar en este nuevo proyecto llamado Tamers en donde la psicología de los personajes te pone a pensar más de una vez en diversos temas, abarcando distintos arcos y contando con una precuela. Al inicio de su transmisión yo fui uno de esos que pensó que la serie era una continuación directa de 02 pero conforme iba avanzando me di cuenta que no y todo gracias a La Pandilla Salvaje.

Digimon Tamers 1984

El universo de tamers nos entregó como precuela y también en el guión de Chiaki Konaka a Tamers 1984, ilustrada por Kenji Wantanabe y dirigida  un público más adulto, no se nos explica lo del multiverso digimon, acá estamos en otro universo donde podemos ver la creación del mundo digital a finales de los 80 contando la historia de La Pandilla Salvaje, quienes eran programadores de diferentes naciones que habían trabajado en la creación del digimundo mientras estaban en la universidad.

Aquí no sólo contamos con un rooster de personajes maduros, terminamos encontrándonos con que muchos de estos regresan para tamers ahora como padres, teniendo a Rob McCoy “Dolphin” como un profesor en la Universidad de Palo Alto que empezó el proyecto de la vida digital junto a un grupo de estudiantes que era internacional, estos fueron la Pandilla Salvaje quienes empezaron el proyecto en 1984 y en 1986 este fue cerrado por la universidad, claro, se dividieron en los papeles en cuanto a la investigación y desarrollo de este proyecto.

La serie nos da varios flashbacks de la creación del mundo digital y como es que este había sido formado por los humanos (en este universo) además de como estos mismos también fueron causantes del D-Reaper como un virus de computadora, a diferencia de otros mundos digitales en donde nos cuentan la historia de las super computadoras y como este está regido por dos entidades (el argumento actual que está usando Tri y que se ha visto en algunos vídeojuegos).

Desarrollo de personajes

En cuanto a los protagonistas tenemos a Takato, Ruki y Jianliang (Henry en occidente), los tres muy a su manera siendo los tamers Alpha de esta temporada y finalmente se les une Ryo que para los más adentrados en la franquicia lo conocen como “el tamer legendario” quien pertenece al universo de Adventure y ha sido el compañero de varios digimon protagonistas además de tener una historia de amor y odio con su actual camarada.

Empecemos por Takato, él es hijo único, su padre cansado del estrés laboral de la ciudad decide mudarse a las afueras (siendo el estrés laboral bastante común en Japón) y abrir su panadería, a Takato nos lo presentan como un aficionado al DTCG, siendo un niño miedoso y llorón bastante timido y con sentimientos hacia una de sus amigas, a diferencia de sus otros co-protagonistas hace un contraste bastante significativo, Takato creo a Guilmon en su imaginación y como un deseo este terminó por materializarse dando ciertos problemas para esconderlo de sus padres por su gran tamaño, de hecho la escena de la caja y la frustración de Takato por esconder a Guilmon es la verdadera frustración de Konaka por lidiar con un digimon tan grande; a lo largo de la serie vemos a Takato llorar una y otra vez en repetidas ocasiones, sintiéndose un inútil e impotente a comparación de otros tamers que ostentaron la bandera de “líder” como Taichi que siempre fue el líder valiente y su sucesor que terminó siendo una copia barata, Takuya que a pesar de sus inseguridades también fue valiente y demás, pero Takato no, Takato ante cualquier situación difícil hacía un berrinche, incluso cuando hizo evolucionar a su digimon en una etapa “maligna”, pero al final mejora y deja de llorar.

 

Jianliang Lee (Henry Wong) es algo así como el sandwich de la familia, al ser el hijo mediano de la casa también demuestra ser un personaje bastante descafeinado, el típico geek del grupo el cual conoció a Terriermon en un juego de Digimon siendo este su personaje y al resultar mal herido se hizo real cuando esté sintió de impotencia por ver a su compañero virtual sufriendo, él nunca quiso que Terriermon digievolucionara pero terminó por aceptarlo, en él no hay un gran cambio a diferencia de Takato o Ruki, siepre fue un hermano mayor responsable, el cual era pacífico y bastante amable, en resumen, un chico serio que resultaba ser la voz de la razón ante los conflictos que los otros dos presentaban. Es hijo de uno de los integrantes de La Pandilla Salvaje.

Ruki Makino resultó ser el personaje más curioso entre los protagonistas, en occidente nos la presentaron como Rika Nonaka y su compañera es Renamon, a la cual veía como una herramienta y casi su guardaespaldas, ella inicia la serie siendo callada y agresiva, sintiendo una gran frustración porque su camarada no alcanzaba la digievolución, haciéndola combatir con otros digimon para absorber sus datos y tratándola muy mal. Toda su obsesión con ser la mejor y la más fuerte es gracias a que es hija de una madre soltera la cual es una celebridad y nunca tiene tiempo para ella,
conforme avanza la trama se va volviendo más amigable con todos.

Ryo si bien no es de los protagonitas logra alcanzar la evolución de mayor nivel teniendo a Cyberdramon como compañero y pareciera que este lo odia, debido a aquella relación amor-odio y el motivo por el que está en el universo de Tamers, si no se profundizó tanto en este personaje es porque Konaka no simpatizaba mucho con él, si bien para Tri su paradero sigue siendo desconocido aún tendrá el status quo de “tamer legendario”.

Los personajes tienen un crecimiento bastante notorio, entre ellos muchos de los secundarios, los cuales ponen a prueba sus habilidades, carácter y demuestran lo mucho que han madurado, irónicamente los niños son los únicos que eran capaces de salvar el mundo por un problema generado por adultos, como en Neon Genesis Evangelion.

El Cierre Perfecto

Al terminar Adventure al poco tiempo nos dieron la noticia de 02 transcurriendo en el 2002 (Japón) y pasando el estandarte de elegidos a una nueva generación en donde estaban Hikari y TK, aunque ellos pudieron tener el protagonismo quedaron relegados a personajes groseramente secundarios teniendo como protagonistas a un clon de Taichi y a un chico edgy incomprendido que empieza como el malo pero al final se vuelve bueno, este tenía relación con Ryo Akiyama; 02 nos plantea un epilogo que la mayoría de los espectadores terminaron odiando y por lo que saltamos a Tri, borrando todo lo visto en el epilogo y algunos plantean esto como una “realidad alternativa”.

Bueno, Tamers tuvo un final cerrado, en el que los digimon deben volver al mundo digital  los niños se quedan a proseguir con sus vidas y trascender tras lograr vencer al D-Reaper con la ayuda de la pandilla salvaje y aunque algunos amigos murieron en el camino pero lograron salir victoriosos de su última batalla, un final que dio muchas lágrimas pero al final fue cerrado, Takato se despide y se cierra la única entrada al digimundo, dejando a estos quizá como un recuerdo de la infancia, los tamers caminan hacía la madurez y te pone a pensar en si realmente esta serie necesita una reencarnación como la tuvo Adventure.

A mi manera de ver todo los digimon pudieron quedar como un recuerdo bonito de la infancia, como algo que “en realidad no pasó”, el universo de Tamers llegó a ser más realista que el universo de Adventure contando con un Digimundo que era más grande en cuanto a su área geográfica además de ser un terreno más hostil, aquí no hay super computadoras, todo fue creado por la mano humana y al final también terminado por la misma mano que lo creo, cerrando por completo un ciclo.

¿Qué pasaría si Guilmon, Terriermon y Renamon volvieran a encontrarse con sus camaradas ahora como adolescentes en el término de esta etapa?, Takato quizá sea más valiente, ya que aprendióimportantes lecciones de la aventura, superó toda su timidez y logró sobresalir, si bien nos dieron el final definitivo no sé de qué manera se adaptaría perfectamente una secuela de Tamers, Tri no está funcionando y a Toei lucrar con la infancia tampoco le está funcionando, Soul Of Gold fue un pretexto para vender juguetes, Dragon Ball Super ha tenido idas y venidas en cuanto a audiencias teniendo a un Goku completamente inmaduro, Sailor Moon Crystal aparece y desaparece dejando una que otra noticia.

Frank Lara.

Redacción por Francisco Lara Noya para El Territorio.
Si desea usar este material, consúltelo con nosotros previamente.

 

What others say about : Digimon Tamers, aprendiendo a crecer..


Grexoj

De hecho al final Takato encuentra una puerta abierta al mundo digital (razón por la cual existen películas de tamers ambientadas despues del final de la serie). Asi que por porderse se podría hacer una continuación, ¿yo lo haría?, pues no. El final era perfecto, me acuerdo cuando lo vi de crio, que casi me echo a llorar (y eso lo han conseguido muy pocas series), prefiero que se centren y creen nuevas temporadas bien hechas como adventure o la propía tamers y no como estas ultimas temporadas que ni se han acercado al exito de que tuvieron estas dos. Si al final decidiesen hacerlo, que al menos lo hagan bien, pensando las cosas desde el principio (y formato serie a poder ser). Que no hagan como digimon tri, que aunque esta bien y a mi me gusta, tiene unos fallos que son para coger a los guionistas y darles de collejas hasta que les volviese el sentido comun.

Dejar comentario


Your email address will not be published.