De la caña al azucar, la industria azucarera en Quintana Roo. Parte I.


Hace algunos años atrás, los hoy conocidos ingenios azucareros eran “haciendas azucareras” constituidas por grupos de campesinos ejidatarios, los cuales obtuvieron tierras derivado de la revolución mexicana. Estos ingenios se encontraban en una mala etapa, por lo que el gobierno federal en los años setenta aproximadamente se involucró en la producción de azúcar, hasta que se privatizó este sector.

Un poco de historia.

caña de azucar

(Grupo Beta San Miguel)

Como es de saber, el azúcar es parte de la canasta básica del hogar mexicano, y esto es debido a que el cultivo de ésta no es reciente, sino que data de 1522, año en el que Hernán Cortés trajo a México la caña de azúcar, para ser en Veracruz donde se diesen las mejores condiciones para que se cultivara, por lo que desde ese momento se convirtió en un producto de exportación.

Tuvo su mayor auge en la época del Porfiriato, pues se empezó a producir más y a exportar más, esto es lo que dio como resultado que el cultivo de caña se hiciera más grande y como es bien sabido, durante el Porfiriato hubo una gran expansión de vías  ferroviarias, grandes avances tecnológicos y la búsqueda de una modernización económica; esto provocó que se pudiera llevar a muchos más lugares dentro del país y por tanto, creció la demanda de este producto, provocando un “derrame económico”  derivado de la caña de azúcar.

Fue en la revolución mexicana donde las haciendas azucareras se constituyeron por grupos de campesinos, los cuales las utilizaban durante la revolución para guardar todo tipo de municiones (se dice que los cañeros tuvieron que ver con el inicio de la revolución, pues los estados donde ya se cultivaba caña fueron los primeros en manifestarse y reclamar tierras).

Posteriormente a la revolución, se elaboró la Ley Agraria (en 1915), en donde el gobierno mexicano le entregaba tierras a las personas para que pudieran cultivarlas y trabajarlas; sin embargo, aún seguían sin tener tantos beneficios, pues no se les permitía asociarse para poder cultivar, estaba prohibido y severamente castigado, lo cual les representaba grandes pérdidas a las personas pues muchos mejor decidían no cultivar porque era demasiada inversión. Sin embargo, las cosas mejoraron y para 1921 se les permitió asociarse, lo que provocó que toda la industria cañera “volviera a la vida” incrementando la producción. El gobierno, al ver lo anterior, comenzó a otorgar ciertos créditos de apoyo bastante exitosos.

zafra caña

(El Nuevo Gráfico)

A pesar de lo mucho que se benefició el sector cañero de las grandes ganancias y elevados niveles de producción, para 1929 se vieron afectados por la Gran Depresión. Esto causó muchos problemas en el país en general, pero fue en específico este sector (azucarero), que al no entender lo que pasaba, derivó en numerosos conflictos internos. Por un lado, los cañeros empezaron a pedir más apoyos al gobierno porque querían más ganancias; por el otro, los obreros de los ingenios pedían mejores condiciones laborales; y finalmente, los dueños de los ingenios estaban reacios a invertir un solo peso de más.

Actualidad

zafra caña

(Grupo Beta San Miguel)

Actualmente los ingenios azucareros del país pertenecen a diversos grupos de empresarios. Dentro del país existen aproximadamente  57 ingenios que se encuentran en catorce estados de la República Mexicana, los cuales se dividen en zonas de acuerdo a su producción; en la primera se encuentra el Estado de Veracruz, que cuenta con veinticinco ingenios, el Estado de Oaxaca con tres ingenios y el estado de Tabasco, con cuatro ingenios; la segunda zona comprende los Estados de Jalisco con seis ingenios, Michoacán con tres, Nayarit con dos ingenios y Colima con un ingenio; y la tercera zona, compuesta por los Estados de San Luis Potosí con cuatro ingenios, Tamaulipas con dos y al norte del Estado de Veracruz se encuentran dos más.

El Ingenio “San Rafael de Pucté”.

En el caso del Ingenio San Rafael de Pucté, S.A. de C.V. se encuentra en el ejido Púcte Álvaro Obregón, pertenece al Grupo Beta San Miguel, el cual adquirió 4 ingenios cuando se empezó a privatizar el sector azucarero en 1988, dentro de los cuales se encontraba el Ingenio San Rafael de Pucté. Si bien es cierto que fue adquirido en 1988, el ingenio San Rafael de Pucté empezó a operar el 2 de mayo de 1978, casi 10 años antes, esto como un programa del entonces Presidente, Luis Echeverría Álvarez. Antes de su privatización, el Ingenio se había consolidado durante el gobierno de Pedro Joaquín Coldwell como uno de los principales pilares de la economía estatal, llevando por nombre, el de “Ingenio Álvaro Obregón”.

El grupo Beta San Miguel  tiene los siguientes ingenios:

  1. Ingenio San Francisco Ameca ubicado en Ameca, Jalisco
  2. Ingenio Quesería ubicado en Quesería, Colima
  3. Ingenio San Rafael de Pucté ubicado en Álvaro Obregón, Quintana Roo
  4. Ingenio San Miguel del Naranjo ubicado en el Naranjo, San Luis Potosí
  5. Ingenio Constancia ubicado en Tezonapa, Veracruz
  6. Santa Rosalía de la Chontalpa ubicado cerca de Cárdenas, Tabasco
  7. Corporativo Azucarero Emiliano Zapata ubicado en Zacatepec, Morelos
  8. Central Casasano ubicado en Cuautla, Morelos
  9. Central La Providencia ubicado en el Municipio de Cuichapa, Veracruz
  10. Central El Potrero ubicado en el Municipio de Atoyac, Veracruz
  11. Central San Miguelito, ubicado dentro de la ciudad de Córdoba, en Veracruz
zafra caña

(Zafranet)

El ingenio San Rafael de Pucté cuenta con una planta de tratamiento de azúcar y genera su propia electricidad desde el bagazo (fibra residual de la caña que queda después de que ésta ha sido molida) mediante la evaporación del agua y la ayuda de un turbo generador de energía. En el futuro, el ingenio tiene planeado activar una súper caldera que abastecerá de energía a toda la planta y a la capital del Estado, reduciendo de manera importante la emisión de CO2 (dióxido de carbono), un gas de efecto invernadero que influye en el cambio climático actual debido a su alta concentración en la atmósfera generando cambios en el clima y CO (Monóxido de Carbono) es el más abundante contaminante del aire que se encuentra en la tropósfera, ayudando a mitigar la afectación ambiental.

Es importante resaltar que el Ingenio San Rafael de Pucté cuenta con una de las tres certificaciones de Industria Limpia y que ha adoptado normas internacionales de calidad en los productos o servicios y un esquema de certificación completo basada en una norma de seguridad alimentaria. Otra de las cosas que es importante señalar es su participación en el sector educativo, dando aportaciones tanto pecuniarias como en especie; es decir, aportaciones económicas y ha donado azúcar para beneficio de escuelas, también ha brindado apoyo para la promoción del deporte e inclusión en el proyecto de Plaza Comunitaria de la SEP.

En la segunda parte, conoceremos a detalle, qué relación tiene el ingenio con la economía del Estado y cómo las nuevas políticas proteccionistas de Donald Trump respecto al TLCAN podrían afectar a la producción azucarera en el Estado. De igual manera, conoceremos cómo ha sido la relación entre el azúcar y el TLCAN para México y cómo éste debería interesarnos. Hasta el próximo martes.

D.V.

Redacción por D.V. para El Territorio.

 

 

Dejar comentario


Your email address will not be published.